In PJ We Trust


Hay quien dice que 2011 está siendo un año muy flojo en el aspecto musical, para acallar esas voces está el Mercury Prize. Desde 1992, este galardón se encarga de destacar el que ha sido el mejor disco británico del año. Los debuts de Portishead, Suede, Klaxons, Arctic Monkeys o The xx han sido algunos de los premiados. Este 2011, lo sentimos por James Blake y Katy B, pero gracias al altísimo (y al buen hacer inglés) Adéle se ha quedado sin título, que ha terminado en manos de PJ Harvey gracias a su colosal Let’s England Shake. Enhorabuena a nuestra pequeña Polly Jean que además del prestigio y el dinero que se va a llevar del Mercury Prize, se ha convertido en la única artista en ganar el galardón en dos ocasiones (lo ganó por Stories From the City, Stories From the Sea hace una década).

Etiquetas: