Arrietty ya está aquí


Gusarapos diminutos, familias con niños pequeños que se relacionan con seres fantásticos, síndrome de Stendhal a raudales… ¡Bienvenidos al Universo Ghibli! El estudio cinematográfico que más nos ha hecho soñar, llorar, reír y cantar… Ponyos, Totoros, Gatobuses y Mononokes pueblan nuestras habitaciones y nos protegen del paso de los años, la madurez y todo tipo de demonios cotidianos. Cada una de sus nuevas creaciones es un acontecimiento, no sólo cinematográfico, sino universal. Una cita que no podemos sino celebrar hasta la extenuación.

Mañana viernes será uno de esos días. Ese ha sido el día elegido para que los pequeños seres bondadosos que viven entre nosotros den la cara de una vez por todas. Han sido 426 días de espera para que Arrietty en el mundo de los diminutos llegue a nuestras pantallas. En un primer momento, se anunció el 22 de julio como fecha de estreno, pero Aurum España argumentó que era mucho mejor retrasar el estreno para otoño. El resultado: más de un buen cabreo por parte de los fans y la nada desdeñable cifra de 130 copias en distribución.

Arrietty nos devuelve al mundo de los Diminutos (nadie sabe dónde están), que poblaron la pequeña pantalla cuando éramos pequeños. En esta ocasión, la icónica cara de roedores de los dibujos animados se ha visto sustituida por unos rasgos más estilizados, cuasi antropomórficos. Ghibli tiene la fácil tarea de quitarnos de una vez por todas el mal sabor de boca que supuso la adaptación hollywoodiense de finales de los ochenta protagonizada por John Goodman, y a su vez, se lo pondrá mucho más difícil al remake británico que protagonizarán los televisivos Robert Sheehan y Christopher Eccleston.

Aunque este suponga el debut de Hiromasa Yonebayashi en labores de dirección, eso no quiere decir que sea un completo extraño en Ghibli. Él ya ha formado parte del departamento de animación de films como El viaje de Chihiro, El castillo ambulante y Ponyo en el acantilado. El director de estas tres películas, Hayao Miyazaki, ha sido el encargado (en colaboración con Keiko Niwa) de adaptar la novela de Mary Norton. Esperemos que la mano del genio y cabeza visible de Ghibli se note en este largometraje, ya que puede que fuese su desentendimiento en Cuentos de Terramar el causante del esperpento que llegó a ser esa película.

Os dejamos con el tráiler de una de las películas del año (2010 o 2011, ya da igual).