No habrá paz para los malvados

No habrá paz para los malvados (España, 2011)
Director: Enrique Urbizu
Intérpretes: José Coronado, Helena Miquel, Rodolfo Sancho, Juanjo Artero, Nadia Casado, Chema Ruiz
Guión: Michel Gaztambide y Enrique Urbizu
Producción: Álvaro Augustín y Gonzalo Salazar-Simpson
Música: Mario de Benito
Montaje: Pablo Blanco
Fotografía: Unax Mendía
Duración: 96 minutos

Mucha jueza y pocos tiros

No es habitual en España encontrarnos con directores como Enrique Urbizu, que a lo largo de toda su carrera ha desarrollado un cine muy personal basado en un género poco cultivado en nuestro país, la acción. Por eso, cuanto mayores son las posibilidades, más grande es la decepción cuando se desaprovechan.

No habrá paz para los malvados tiene dos tonos muy diferenciados que crean un gran desnivel, desgraciadamente hacia la peor parte de la película. Urbizu empieza con fuerza, presentando a un carismático personaje protagonista en una violenta y cruda secuencia inicial. A partir de ahí la empieza una fulminante caída gracias a que el director desarrolla de manera muy torpe la investigación del caso, que es lo que ocupa la mayor parte del film. Todo lo investigado por parte de la jueza y los policías resulta aburrido, poco interesante y avanza a trompicones sin llegar a enganchar en ningún momento. Podrían ayudar los actores con sus interpretaciones pero no lo hacen, más bien consiguen lastrar aún más el avance de los acontecimientos. Gracias a ese trabajo que tiene una naturalidad que parece salida de la última película de Pedro Almodóvar, las limitaciones de José Coronado pasan desapercibidas. La actriz que se lleva el premio al desastre actoral del año es Helena Miquel (componente del grupo musical Delafé y las Flores Azules), cuya presencia en una película solo tendría explicación si fuera familiar del director o del productor, porque no nos explicamos quién le ha dicho que sabe interpretar.

Es una pena que los guionistas se hayan empeñado en dar una explicación a la poca violencia que muestra el largometraje, porque si se hubieran limitado a hacer una película de acción violenta lo habrían hecho mucho mejor, habría sido un triunfo y habría constituido probablemente la película española más interesante del año.  Se queda en un fracaso y nos deja con muy mal sabor de boca, porque aunque empieza y termina con unas secuencias excelentes, pesa más la fallida parte central.

http://www.youtube.com/watch?v=5kRdMZ-e1z4